CUIDADOS E INSTALACIÓN DE HORMIGAS EN EL HORMIGUERO

Ahora te voy a indicar las pautas a seguir para la instalación de las hormigas en el hormiguero:

1.-Procura que no les falte nunca agua para beber. Por eso existen bebederos para hormigas o bandejas de comida.

2.- La humedad es necesaria dentro del hormiguero y variará según la colonia. Los hormigueros llevan un sistema de humedad a través de esponjas verdes, puntos de escayola o setas de humedad (pieza especial que coge el agua de un depósito y la transmite al hormiguero). Cuando humedezcamos el hormiguero a través de uno de los sistemas observaremos el comportamiento del hormiguero.

Si se van de la zona más húmeda hacia las galerías más lejanas es que la colonia no necesita menos humedad y tendremos que humedecer menos regularmente. Si las hormigas se trasladan a los sitios mas húmedos será que necesitan más humedad cerca. Lo que sí es seguro es que el lugar que usen para almacenar semillas será lo más alejado de la humedad que pueda para evitar que germinen (que crezcan raíces) en su interior.

3.- Las hormigas se estresan mucho con las vibraciones, las temperaturas extremas (mucho frió o mucho calor) y a los distintos tipos de luz. Un hormiguero expuesto continuamente a estos problemas nunca prosperará ni peligrará la vida de la hormiga reina. Para evitar estos problemas pon el hormiguero en un lugar tranquilo libre de influencias externas (una caja, en una estantería, etc.).

Nunca pondremos el hormiguero encima o al lado de una fuente de calor, (estufas, radiadores, microondas etc.), ni en fuentes de vibraciones y ruido ( una zona de ajetreo, un televisor, etc.), ni expuestas directamente con el sol. Para los cambios bruscos de luz y para poder disfrutar observando a las hormigas sin molestarlas existe una placa de metacrilato rojo transparente.

Las hormigas no ven la luz roja por lo que si ponemos la luz exterior con el protector (metacrilato) rojo evitaremos que se agiten cuando pongamos o quitemos la luz, o cuando las veamos haciendo sombra.

4.- Este tipo de hormigas es muy limpio dentro del hormiguero. Los restos de comida y cadáveres son llevados siempre a la zona de forrajeo del hormiguero. Es importante limpiar la zona de forrajeo de basura para que no se deterioren y se produzcan ácaros. Podremos ver en la sala de forrajeo alguna zona donde dejaran la comida mala y a las hormigas muertas, que será la zona que quedará más sucia, como un vertedero.

5.- Las colonias tienen su propio olor, el olor viene de la reina. Si metemos en la colonia hormigas de otro hormiguero, aunque sea el mismo tipo de hormigas, se pelearan entre ellas. Así que no mezcles hormigas de distintos hormigueros. Tampoco meteremos insectos que puedan provocar algún peligro para las hormigas ya que pueden matar a las hormigas obreras y menguar la colonia.

Si queremos darles de comer insectos vivos, tendrán que ser mas pequeños y menos agresivos por ejemplo (gusanos, moscas, pececillos de plata, etc). Otra cosa que podéis hacer es meter los insectos muertos.

6.- Puede pasar que la reina se muera, pasa pero muy pocas veces, si se alteran mucho puede pasar. Si esto llegase a pasar, la colonia morirá.

7.- Estos insectos, como casi todos los insectos, tienen que hibernar en los meses de frío (Septiembre, Octubre, Noviembre, Diciembre, Enero, Febrero, marzo, abril y mayo) como máximo hibernan asta mayo. En el lugar de las Messor barbarus, hibernan en las temporadas de mas frío. Dependiendo del año que haga a hibernar desde Octubre hasta Abril o hasta Mayo. Durante la hibernación el movimiento del hormiguero bajará mucho. No nacerán hormigas nuevas, comerán muchísimo menos y saldrán muchísimo menos a la zona de forrajeo.

Así que no te preocupes si no se mueven durante el la hibernación. Tendremos que respetar a las hormigas si quieres una colonia duradera, es necesario que hibernen. Si pusiéramos la colonia en alguna zona demasiado cálida de nuestro hogar durante la hibernación recortaríamos la vida útil de la colonia, la hormiga reina necesita ese período de descanso. Así que es muy importante respetar el período de hibernación.

8.- Hay especies de hormigas que presentan fisiogastria, es decir, que dilatan su abdomen para acumular el alimento como reserva. En el caso de Messor barbarus no es así. Las reservas de alimentos serán guardados en el interior del hormiguero, por lo que tendremos que estar atentos a que siempre tengan semillas en su interior.

mudanza de hormigas

Disfruta de tu hormiguero y de esta especie, la Messor barbarus, que es una de las especies más fáciles de criar y que más alegrías dan a nuestros clientes.

Cuidado de los hormigueros

En el caso de los hormigueros de metacrilato solo hay que tener en cuenta que es un material que no se puede limpiar con líquidos abrasivos. El alcohol y los disolventes causan envejecimiento y roturas del material. Así que, si hemos de limpiar el hormiguero, lo haremos solo con un paño con agua.

El metacrilato es un material muy resistente pero puede estropearse y romperse. Procuraremos no darle golpes, ni que se nos caiga al suelo, ni forzar cualquier de sus componentes.

Existen partes del hormiguero que se pueden comprar nuevas si se deterioran. La espuma verde o las setas de humedad pueden estropearse con el tiempo.

Instalación de la colonia nueva en nuestro hormiguero

A la hora de elegir el modelo de hormiguero tendremos en cuenta que, si la colonia es pequeña, no necesitas un gran hormiguero. Instalar una colonia pequeña en un gran hormiguero puede ser malo ya que no estarán a gusto. A las colonias les gustan los espacios pequeños para vivir porque se sienten más protegidas. Así que la elección del tamaño del hormiguero es super importante.

Las hormigas te las envían dentro de un tubo de ensayo. Allí se colocó a la reina fecundada en su día y allí han nacido las primeras hormigas. Así que es como su primera casa. Cuando recibamos la colonia y dado que ha estado viajando y por lo tanto con mucho estrés, antes de introducirlas en el hormiguero, las tendremos en el tubo de ensayo uno o dos días, en un lugar tranquilo y oscuro para que dejen de estar nerviosas.

Hay dos maneras de meter la nueva colonia en el hormiguero: introduciendo el tubo de ensayo en la zona de forrajeo o volcando su interior dentro. Las dos son validas.

  • En el caso de introducción del tubo de ensayo en la caja de forrajeo, primero, debe haber espacio para ello. También puede enchufarse el tubo a una de las entradas al hormiguero. En ambos casos tendrás que esperar que la colonia mande obreras a investigar el hormiguero, lo den por bueno y se traslade. Pueden durar varios días e incluso semanas en adaptarse al nuevo hormiguero. Es la opción más lenta pero también la menos estresante para las hormigas.
  • En el caso de volcar el tubo al interior de la caja de forrajeo también se puede y es mucho más rápida. Las hormigas sufrirán un estrés inicial, dado que la despojamos de su hogar, donde han nacido y vivido durante meses, pero por regla general lo superarán. De momento se agruparán en un rincón protegiendo a la hormiga reina, a los huevos y a las larvas y, poco a poco, irán investigando el hormiguero hasta que se instalen en el interior del hormiguero. Pueden pasar horas o días, según la colonia.

En ambos casos dejaremos el hormiguero en un sitio tranquilo y oscuro para que las hormigas se tranquilicen, se sientan seguras y sean ellas las que decidan mudarse al interior del hormiguero.

Esta especie de hormigas, con los cuidados necesarios, suele durar muchos años. Existen hormigas de esta especie en hormigueros artificiales con más de 20 años. Si la colonia crece mucho en número de obreras querrá decir que la estamos cuidando bien y que está a gusto. Cuando esto ocurra podrás mudarlas a un hormiguero más grande o conectar tu hormiguero a otro para ampliarlo.

También existen modelos modulares como estos. Este modelo de hormiguero es ampliable por lo que simplemente añadiendo otro módulo, ampliaremos el hogar de nuestra colonia.

Una colonia estable agradecerá una buena caja de forrajeo para que las obreras puedan forrajear con espacio. Existen modelos de hormiguero sin caja de forrajeo a los que le puedes conectar una caja externa a través de un tubo. Así que a la hora de mudarlas de nuestro hormiguero a uno nuevo más grande, tendremos en cuenta esto.

Las cajas de forrajeo pueden adornarse como si de un terrario se tratase. Podemos utilizar arena de decoración, piedras, ramas secas, piñas, etc. En el caso de materiales orgánicos que recojamos del campo, como las ramas o piñas, aconsejamos antes lavarlos de restos de tierra e introducirlos en el congelador durante dos o tres días. Así eliminaremos cualquier organismo vivo que pudiera perjudicar nuestra colonia.

En el caso de arena decorativa, que venden en muchos comercios, evitaremos las perfumadas, ya que contienen productos químicos que podrían ser perjudiciales para las hormigas.

Una caja de forrajeo limpia y bien organizada no solo favorecerá el crecimiento de nuestra colonia sino que también nos mostrará de una manera más real el comportamiento de esta especie.

Y a tí ¿te gustan las Messor Barbarus?

Deja un comentario